lunes, 13 de diciembre de 2010

Hitos y reconocimientos


Ya llegó el día. El 15 de diciembre de 2010 (señalo la fecha completa para significar su importancia) se inaugura el Centro Cultural Internacional Oscar Niemeyer. Faltarán ajustes, pero eso ahora es lo de menos. Lo importante es que estamos aquí, después de que pasaran cinco años desde el anuncio del proyecto y décadas esperando desde la brusca industrialización y la salvaje reconversión.

El genial arquitecto brasileño celebra su ¡103 cumpleaños! culminando «el más importante, entre los proyectos recientes y, seguramente, uno de que me dio más alegría, entre aquellos por mí creados, para el exterior» (Niemeyer dixit). La puesta de largo traerá a Avilés el programa 'Impacto Académico' de Naciones Unidas y supondrá el comienzo -o mejor dicho, la continuación- de una programación cultural de alto nivel. Junto a ello, una ciudad más ordenada, un turismo al alza, empleo e ilusión colectiva (que falta hacen).

Hay tres nombres protagonistas en este hito. Oscar Niemeyer, el artista, por su generosa donación del diseño. Vicente Álvarez Areces, el político, por su empeño personal para que en Avilés tengamos esta magnífica instalación, habiéndose sobrepuesto a presiones partidistas y a restricciones presupuestarias. Y Natalio Grueso, el gestor, por demostrar su buen hacer como director y relaciones públicas. Al hilo de ello, desde estas líneas quiero hacer algunas propuestas.

Una, para que se concedan a Oscar Niemeyer y a Tini Areces sendas calles o plazas en Avilés, por méritos acumulados y creo que poco discutibles. Al primero le llegaría en el ocaso de su carrera y de su vida (sumándose a la Medalla de Oro de Avilés que ya tiene). Al otro, justo cuando deja de ser Presidente del Principado de Asturias.

Dos, para que Avilés establezca hermanamientos con ciudades en las que Niemeyer tiene sus proyectos, comenzando por algunas emblemáticas en su país, como Brasilia y Niterói.

Y tres, para reclamar más que nunca la colaboración activa de Arcelor-Mittal con el Centro Niemeyer, incluyendo sus aportaciones económicas y su incorporación al Patronato. Las razones son obvias.

Publicado en La Voz de Avilés el 13 de diciembre de 2010

domingo, 12 de diciembre de 2010

Impuesto que te quiero verde

El Proyecto de Presupuestos Generales del Principado de Asturias para 2011 se aprobará gracias al pacto político entre PSOE e IU-Los Verdes. Es una buena noticia, frente a la alternativa de una prórroga que impediría acometer nuevos proyectos, interrumpiría la consolidación de la recuperación económica, dañaría la credibilidad de nuestra comunidad autónoma y pondría al Gobierno regional casi «en funciones». No estamos para lujos de ese tipo.

Quiero detenerme en analizar uno de los aspectos más destacados del proyecto presupuestario, en concreto, el impuesto sobre el desarrollo de determinadas actividades que inciden en el medio ambiente. Como su nombre indica, es un impuesto, ya que se exige sin contraprestación directa por parte de la Administración Tributaria, a diferencia de una tasa, donde sí hay contraprestación directa para el sujeto pasivo. El concepto periodístico de 'ecotasa' es una simplificación, con ciertas connotaciones interesadas, pero no responde a la realidad tributaria. El nuevo impuesto grava la incidencia, la alteración o el riesgo de deterioro ambiental que ocasiona la realización de actividades de transporte o distribución efectuado por elementos fijos de suministro de energía eléctrica y de telefonía y telemática. Es un impuesto directo porque grava la capacidad económica de las empresas titulares de esos elementos físicos, vinculados a la realización de actividades que generan renta. Cabe recordar que estamos hablando de sujetos pasivos (grandes empresas) que declaran cuantiosos beneficios, ya que gestionan en régimen de oligopolio unos servicios básicos que consumimos el conjunto de la población.

El nuevo tributo es un impuesto propio de nuestra comunidad autónoma porque lo crea, mediante ley, la Junta General. Una vez más, Asturias ejercita con hechos su autonomía financiera y su corresponsabilidad fiscal, en el marco de la Ley Orgánica de Financiación de las Comunidades Autónomas (LOFCA). Pero, sobre todo, el nuevo tributo es un impuesto ambiental o de 'fiscalidad verde'. Su finalidad no es recaudatoria, sino la de compensar a la sociedad por el coste ambiental que soporta, aunque es obvio que los recursos obtenidos tendrán un gran valor en tiempos de apreturas presupuestarias. El impuesto incentiva la ocupación responsable del medioambiente asturiano con actividades sostenibles y complementa así las políticas ambientales que, por el lado del gasto, ya se vienen desarrollando en Asturias. Por ejemplo, a las compañías eléctricas les interesará invertir en concentrar sus líneas de distribución si quieren pagar menos cuota impositiva. Otra prueba del carácter ambiental del impuesto es el destino de la recaudación a programas de carácter medioambiental, entre otros, los de fomento de eficiencia energética, prevención de deterioros en el medioambiente, reciclaje de residuos, educación ambiental o restauración forestal y de entornos degradados.

Comparto básicamente el espíritu y la letra del nuevo impuesto. Pero, a mi juicio, uno de sus defectos es la insuficiente cuota de 700 euros que se establece por cada kilómetro de tendidos eléctricos de alta y media tensión o por cada torre, poste o antena. Si se busca incentivar la actividad económica ambientalmente sostenible, el importe debería establecerse en un umbral algo más elevado y, en consecuencia, más efectivo. También hubiese sido más eficiente y justo graduar el gravamen del tributo en función de la magnitud del daño ambiental. Por ejemplo, parece evidente que no ocasiona la misma alteración un kilómetro de línea de alta tensión que una antena de telefonía móvil. En términos estrictamente políticos, una vez que se asume el coste de introducir un nuevo impuesto, lo lógico hubiese sido fijar una tarifa más elevada, para evitar que a corto plazo haya que subir los tipos impositivos. Otro defecto que constato es el abundante número de exenciones, lo que supone dejar de ingresar casi 12 millones de euros en 2011, más incluso que la recaudación prevista (8 millones de euros). Pero, sobre todo, echo de menos el gravamen de actividades muy dañinas para el medio rural y los montes, como las minas a cielo abierto o las canteras.

El nuevo impuesto nace con una denominación y un hecho imponible que, de alguna forma, son dos 'seguros' frente a hipotéticos recursos. Tanto la LOFCA como la jurisprudencia del Tribunal Supremo y del Tribunal Constitucional son bastante favorables a este tipo de impuestos, exigiendo únicamente que el hecho imponible no coincida con el de otro impuesto, local o estatal. La parte menos positiva de un nombre tan neutro es que le resta identidad asturiana. En los primeros compases de la negociación presupuestaria se hablaba de un impuesto sobre ocupaciones de montes (añádase, si se quiere, zonas urbanas y periurbanas), mucho más identificativo de nuestra realidad paisajística.

En cuanto a los efectos económicos, pongo en cuestión que el nuevo impuesto sea una carga insoportable para las empresas y, por traslación, para los consumidores finales. Para las primeras va a suponer un coste muy poco significativo, máxime con las cuotas que se han establecido. Por esto mismo, la posible repercusión del impuesto a los consumidores finales, además de ser una cuestión controvertida jurídicamente (dado que afecta a servicios regulados), nunca sería completa (una parte siempre la asume la propia empresa) y tendría un efecto apenas perceptible en las facturas eléctricas, telefónicas o de internet. En este punto, yo, como consumidor, estoy muy tranquilo.

En definitiva, la 'fiscalidad verde' avanza en Asturias. La reforma del canon de saneamiento (para que pague más quien más contamina), así como la nueva deducción en el IRPF por certificación de la gestión forestal sostenible, son otras dos medidas en esta línea. Incluso me permito sugerir que ha llegado el momento de explorar las posibilidades de reconvertir en un tributo ambiental el Impuesto sobre Fincas Agrarias Infrautilizadas, en vigor desde 1989, pero sin aplicación.

Los impuestos ambientales existen en la mayoría de comunidades autónomas y todo indica que seguirán reforzándose al calor de la legislación española y de las recomendaciones de la Unión Europea y de la OCDE. Lo deseable es que la autonomía financiera de cada comunidad se haga compatible con una mayor coordinación, no sólo en la tributación ambiental, sino en el conjunto de la fiscalidad. Y no sólo ahora en crisis, sino en todo momento.
 
Publicado en El Comercio el 12 de diciembre de 2010. En línea similar y en el mismo periódico escribió Joaquín Arce Fernández el 17 de octubre de 2010. 




lunes, 22 de noviembre de 2010

Primer tribunal

Hoy me tocó juzgar, por primera vez como miembro del tribunal, una tesis doctoral, en este caso la de Antonio Carlos Flores de Moraes, cuyo titulo es "Estado gestor y ciudadanía".

El nuevo Doctor, a posteriori, firmando ejemplares de su libro-tesis.

Enhorabuena al nuevo Doctor, calificado además como sobresaliente cum laude por unanimidad. La tesis se enmarcó dentro del Programa de Doctorado en Estado de Derecho y Gobernanza Global de la querida Universidad de Salamanca.

viernes, 12 de noviembre de 2010

Limitaciones y mandatos

¿Debe un cargo político tener limitación de mandatos? ¿Cuántos años serían los óptimos? ¿A quién se aplicaría la limitación? Si queremos responder a la primera pregunta con rigor, debemos plantear qué tendría de bueno y de malo esa limitación. En cuanto a la segunda, directamente contesto que no tengo ni idea y dudo que alguien lo pueda saber. Y a la tercera, digamos que no sería justo limitar los mandatos de un presidente de gobierno o de un alcalde, pero no hacerlo para diputados, concejales o jefes de la oposición con dos elecciones perdidas a sus espaldas.

En la parte positiva de la limitación de mandatos podríamos anotar la renovación de caras en los altos cargos, el freno a los vicios y las corruptelas por una excesiva permanencia en el poder y, quizás, el mayor dinamismo en la acción política.

En la parte negativa, el límite impediría completar determinados proyectos de largo recorrido y nos llenaría el escenario de 'patos cojos' en lugar de gobernantes eficaces, ya que en la última legislatura sus partidos estarían más preocupados por guerras de sucesión. Sin contar el creciente colectivo de ex gobernantes, muchas veces personas en lo mejor de su madurez política. Los famosos 'jarrones chinos' que decía Felipe González.

A cualquiera de los anteriores argumentos podríamos darle la vuelta y tener una ventaja en lugar de un inconveniente (y viceversa). Pero el resumen de todos ellos es muy simple: la ciudadanía es suficientemente inteligente como para saber cuando a alguien le llegó su hora política, para bien o para mal.

En resumen, no me queda claro que sea deseable establecer por ley la limitación de mandatos ni, mucho menos, fijarla en un plazo inmutable. Se me ocurren mil soluciones más eficaces para un impulso democrático y una regeneración política, sin causar tantos destrozos. Entre otras: elecciones primarias por ley para todos los partidos, elección directa de alcaldesas y alcaldes, listas desbloqueadas, fomento de la democracia directa mediante iniciativa popular y referéndum y, por supuesto, tolerancia cero con la corrupción.
 
Publicado en La Voz de Avilés el 12 de noviembre de 2010.

viernes, 5 de noviembre de 2010

Una de ética

Somos un país de picaresca. Y esta crisis no está haciendo más que acentuar algunos comportamientos poco éticos, cuando no directamente ilegales. Nos falta un acuerdo general sobre ciertas actitudes que a mí se me antojan intolerables. Veamos algunos mandamientos de esta religión del engaño.

«Envidia siempre al ladrón». El refrán dice que quien roba a un ladrón, tiene cien años de perdón. Discutible. Pero muchísimo más grave es tener envidia del que roba, del corrupto, del que presume de haber evadido impuestos, de quien fanfarronea por haber obtenido de la Seguridad Social una paga por incapacidad, a pesar de que juega al pádel como si tal cosa. Algunas personas defienden una especie de derecho universal a robar, en lugar de condenar y castigar al que actúa contra los bienes ajenos.

«Estafa que algo queda». Intenta siempre defraudar, ya sea al tendero de la esquina, a tu empresa o a la Hacienda Pública (que somos todos, no se olvide). Estiremos este argumento hasta el absurdo y acabaremos por repartir miseria en un mundo de ciegos, donde el tuerto no será el rey, sino el que más y mejor haya estafado.

«Miente como un bellaco». No te preocupes por estar bien después de un accidente o de una enfermedad. Olvida también a tu familia. Lo verdaderamente importante es sacarle al seguro el mayor dinero posible, aunque para ello haya que falsear partes, ponerse un collarín de pega o exagerar las dolencias. Todo ello con la necesaria colaboración de algún profesional amiguete en la abogacía, la medicina o la asesoría fiscal.

«No trabajes bien». Negocia un convenio donde todos los empleados cobren lo mismo, no vaya a ser que la evaluación del desempeño te quite dinero y te estropee las próximas vacaciones. Cumple escrupulosamente con tus obligaciones, no te pases, para evitar que al año siguiente te exijan todavía más. Y si no rindes bien, siempre te podrás poner de baja.

«Explota al trabajador». Si tienes una empresa, no dejes que unos contratos laborales estables te estropeen un buen margen de beneficios. Al fin y al cabo, es lo que hacen todos, ¿no?
 
Publicado en La Voz de Avilés el 5 de noviembre de 2010.

jueves, 4 de noviembre de 2010

A vueltas con las fusiones

Vuelve el sempiterno debate sobre fusiones municipales. Esta vez, lo abre (queriendo o no) el Consejero de Economía y Hacienda del Principado de Asturias, Jaime Rabanal. Y conste que no es Asturias una de las Comunidades Autónomas con un mapa municipal más desordenado.  

Leamos lo que dice el Estatuto de Autonomía del Principado de Asturias en su artículo 10: "El Principado de Asturias tiene la competencia exclusiva en las materias que a continuación se señalan: [...] Alteración de los términos y denominaciones de los concejos comprendidos en su territorio, así como la creación de organizaciones de ámbito inferior y superior a los mismos, en los términos establecidos en el artículo 6 de este Estatuto".

Hay una Ley de Concejos ¡de 1986! que contempla e incentiva la fusión de municipios en Asturias. Pero nunca se aplicó. ¿Para qué se aprueban leyes que luego nadie quiere desarrollar?

¿Preferimos quizás la asociación voluntaria de concejos? Asturias tiene ¡también desde 1986! una Ley de Comarcas que sigue virgen porque nunca se desarrolló. Por ejemplo, para el caso de Avilés, a falta de un Ayuntamiento único, del que me declaro firme defensor, me conformaría con la Comarca.  

En definitiva. Tenemos la baraja, la mesa, el tapete, los jugadores, la reglas de juego... pero algunos no parecen tener muchas ganas de empezar la partida.

domingo, 31 de octubre de 2010

OCW


Mi querida asignatura de Economía Constitucional tiene ya su espacio propio en el OpenCourseWare (OCW) de la Universidad de Oviedo. Es fruto del trabajo de varios años impartiéndola (a pesar de los esfuerzos del Decanato de la Facultad de Derecho por suprimirla) y surge gracias al ánimo que me han dado varios grupos de estudiantes entusiastas que he dirigido en diferentes cursos.  

Esta asignatura en OCW ha sido merecedora de un proyecto de innovación docente en la convocatoria competitiva de la Universidad de Oviedo del año 2010, con el título de "La Economía Pública en los estudios de Derecho", habiendo obtenido un total de 7,85 puntos sobre 10 posibles

Por otro lado, en este artículo que escribí para e-pública / Revista Electrónica sobre la Enseñanza de la Economía Pública se pueden encontrar una exposición razonada de los contenidos y la planificación docente de la asignatura.

jueves, 28 de octubre de 2010

Las nuevas tasas municipales

En el centro, Francisco Blanco Ángel (Director General Económico-Financiero del Ayuntamiento de Gijón). A la derecha, Carlos García Hernández (Director de Planificación y Programación Económica del Ayuntamiento de Leganés)

Se está celebrando en Gijón / Xixón el XVI Seminario sobre Gestión Pública Local, en el cual participo como ponente en una mesa sobre La incidencia de la directiva de servicios en las ordenanzas fiscales. La cuestión es que la Directiva de Servicios, aparentemente, excluye de su ámbito los tributos municipales. Pero lo cierto es que su adaptación interna (Ley paraguas y Ley ómnibus) implica la reformulación de numerosas tasas e incluso afecta al hecho imponible del Impuesto sobre Construcciones, Instalaciones y Obras. Mi presentación y otras se pueden descargar aquí.

Más información sobre las jornadas de debate en este otro enlace.

miércoles, 13 de octubre de 2010

El sueño de Jardiel


Para mucha gente es muy conocida hace mucho tiempo. Pero para quien todavía no haya buceado por su bitácora, aquí os recomiendo la de Manuel Conthe.

El autor, uno de los grandes expertos y divulgadores en economía y política, también tiene varios libros publicados. Os recomiendo en particular "La paradoja del bronce", editado por Crítica en 2007.

lunes, 11 de octubre de 2010

Financiación y magia en Santiago


La proxima semana, los días 21 y 22, estaremos participando en la II Conferencia sobre Federalismo Fiscal y Descentralizacion en España, en la mágica y querida ciudad de Santiago de Compostela. El evento está organizado por REDE y dirigido por Santiago Lago Peñas (Universidad de Vigo y REDE) y Jorge Martínez-Vázquez (Georgia State University y REDE).

El título de este año es bastante explícito: Las transferencias intergubernamentales en España. Analisis y propuesta de reforma. Analizaremos críticamente el papel que juegan estas transferencias en los sistemas de financiación autonómica y local en España. Este encuentro da continuidad al que se celebró hace dos años sobre impuestos y financiación autonómica, del cual se publicó un libro con las ponencias.

Por supuesto, aprovecharemos también para visitar algunos lugares míticos de Santiago.

jueves, 7 de octubre de 2010

¿Es más rico quien más tiene?

Vicente Álvarez Areces en un Pleno del Comité de las Regiones (foto: La Voz de Asturias)

Pues sí, evidentemente. Pero hay otras cosas.

El Presidente del Principado de Asturias, Vicente Álvarez Areces, defendió como ponente y ha logrado sacar adelante (por unanimidad) un importantísimo Dictamen en el Comité de las Regiones de la Unión Europea. Lleva por título Evaluar el progreso más allá del PIB y se puede consultar íntegro aquí.

No es la primera vez que esto ocurre. El Presidente Areces ya defendió y consiguió que se aprobara (también por unanimidad) otro importante Dictamen en 2005 sobre ayudas de Estado con finalidad regional. A esto se le llama europeísmo práctico. Y además, dejando claro que Asturias siempre ha apostado de forma decisiva por la Unión Europea, no sólo para recoger fondos, como algunos piensan y siguen diciendo, sino también para proponer y debatir, siempre con visión de futuro.

Después de muchas consultas y mucho trabajo, Tini Areces logra esta vez que el Comité de las Regiones asuma sus postulados para instar a que se desarrollen nuevos indicadores que permitan medir con mayor propiedad la prosperidad, el bienestar y la calidad de vida en Europa. En definitiva: que el PIB no sea el único indicador a la hora de articular la política de cohesión. No se olvide que esta política tiene tres focos: cohesión económica (renta regional), cohesión social (empleo, educación e inclusión social) y cohesión territorial (atención a zonas con especiales necesidades, por ejemplo, las regiones periféricas).  

Hablaré con más detalle de esto en otro momento. De momento aquí os dejo mi opinión, publicada en La Voz de Asturias el 7 de octubre de 2010.

lunes, 4 de octubre de 2010

ORA y cuarto en Avilés

Azul, naranja y verde. Tres colores adornan el asfalto de Avilés desde hace casi un año. Con el blanco y el amarillo, tenemos un parchís urbano donde sólo falta el rojo de la antigua RED.

Con la Ordenanza Reguladora de Aparcamiento pagamos por minutos de estacionamiento, pero creo que tenemos una ciudad más racional en lo que al tráfico se refiere. Recuerdo que en los primeros días era pasar por una calle 'azul' o 'naranja' y verla desierta, cuando antes la probabilidad de pillar un sitio se aproximaba a la de que nos tocara el cuponazo. Pero ese efecto de desierto urbano no duró demasiado y, poco a poco, nos acostumbramos a utilizar de forma responsable la zona no gratuita de aparcamiento.

Supongo que cuando se haga balance del primer año de funcionamiento, éste tendrá que ser positivo. Para la empresa concesionaria, porque sus ingresos se han ido incrementando. Para el Ayuntamiento, vecinos y visitantes, porque la movilidad urbana es más fluida, hay menos contaminación sonora y ambiental y un centro más accesible. Otra cosa diferente será el balance que puedan hacer los comerciantes que, siendo casi los mayores defensores de la ORA, vienen dando señales de que este sistema no les funciona como esperaban. Mi impresión es que esta queja no es por la ORA en sí misma, sino porque todavía pagan las consecuencias de algún error histórico, como el de no haber apostado en su momento por un gran centro comercial en Las Meanas, en lugar de La Carriona. Pero esta es otra historia.

¿Y ahora? A mi juicio, se debe hacer una evaluación serena de este primer año de funcionamiento de la ORA y una consulta con todos los implicados. El sistema tiene fallos, pero por eso debe estar sujeto a revisión continua para su mejora (como todo en materia de servicios públicos). Anoto mi sugerencia. En la reforma de la calle del Carbayedo hubiese preferido que se cerrase la plazoleta, habilitando un espacio urbano peatonal y con terrazas. La empresa de la ORA podría ser compensada por la pérdida de esas pocas plazas y esos ingresos con la ampliación de la zona coloreada en otra calle de Avilés.
 
Publicado en La Voz de Avilés el 4 de octubre de 2010.

lunes, 27 de septiembre de 2010

¿Tasa Tobin contra la pobreza? Querer es poder


Artículo de Luis Fernández en La Voz de Asturias (publicado el 27 de septiembre de 2010).

Un impuesto que grave las transacciones financieras internacionales con la finalidad de erradicar la pobreza en el mundo. Ésa es la nueva versión de la tasa Tobin, un impuesto que se aplicaría sobre el 0,005% de las operaciones de capital.

El debate no es nuevo, ya que el primero que planteó gravar este tipo de operaciones fue el economista James Tobin en 1971, galardonado con el Premio Nobel, quien pretendía que los movimientos de divisas pagasen un impuesto para evitar las especulaciones. Ahora, 40 años después, el objetivos es diferente: hacer frente al hambre en el mundo, para llegar a cumplir los Objetivos del Milenio, con el dinero recaudado.

En Asturias, los economistas aplauden la aplicación de la tasa y los objetivos que persiguen, aunque reconocen grandes dificultades para su implantación.

Roberto Fernández Llera, profesor de Hacienda Pública de la Universidad de Oviedo, asegura que se trata de un impuesto que “me gusta”. En su opinión, se trataría de un gravamen “relativamente pequeño, pero al tener una base de aplicación amplísima, recaudaría una cantidad importante”. Otro de los elementos que agrada al economista es que la nueva versión de la tasa Tobin “iría destinada a políticas de desarrollo, lo que me parece bien, aunque podría destinarse también a otras cosas, como un fondo de garantía para situaciones de crisis”.

En el lado negativo Llera destaca que “al tratarse de un impuesto internacional debería implantarse a nivel mundial, por lo que es muy complicado”. Pese a ello, “no debe renunciarse a este tipo de actuaciones. Aunque es difícil, si hay voluntad, es posible”.

Una opinión parecida tiene el decano del Colegio de Economistas, Miguel de la Fuente, quien considera que su implantación “sería un instrumento estabilizador que guarda relación con la eliminación de los paraísos fiscales”. A pesar de ello, afirma que “hay que ser realistas, porque tendríamos que hacerlo todos los países, ya que si no podría provocar una emigración fiscal”. Además, también asegura que “plantea problemas técnicos, como su recaudación y distribución, y la dificultad de implantarlo sin que repercuta en los clientes”.

Jesús San Martín, presidente del Registro de Economistas Asesores Fiscales (REAF), asegura que “como tasa está bien, pero no tengo claro que sea factible”. Asegura que “se abriría un abanico de posibilidades. Serviría, por ejemplo, para prever hecatombes, pero habría que ver quién lo pagaría para que tuviese un efecto importante”.

Menos partidario de su aplicación se muestra Santiago Álvarez, catedrático de Hacienda Pública de la Universidad de Oviedo, quien considera que “tiene difícil justificación”. Además de su “dificultad de implantación”, requeriría “la aprobación de todas las potencias económicas”. En su opinión, “presenta una gran complejidad de recaudación y sería costoso, por lo que no sería tan rentable”. Por último, argumenta que “penalizaría las operaciones y frenaría la inversión”, motivos por los que considera que “se trata de una tasa irrealizable”.

viernes, 24 de septiembre de 2010

Uno de los grandes

Se nos fue el gran Labordeta, insustituible, pero nos queda su música y su compromiso político. Por eso hay que seguir disfrutando de estos clásicos modernos, cantautores en el sentido que siempre le dimos algunos (¿acaso hay otro?).

Gracias al Centro Cultural Internacional Oscar Niemeyer tenemos esta semana en Avilés al gran Luis Eduardo Aute, con un programa muy denso que nos sorprende (gratamente) a todos e incluso a artistas mucho más jóvenes que él. Ya se sabe: el que vale, vale... Cine, dibujos, música, poesía... ARTE.

Como muestra, un botón.

lunes, 13 de septiembre de 2010

La Administración que demanda la ciudadanía


El próximo mes de octubre se celebrará en Gijón el XVI Seminario sobre Gestión Pública Local, centrado este año en analizar y debatir sobre el impacto en el desarrollo organizativo de la Directiva de Servicios y del desarrollo efectivo de la Administración electrónica en las Administraciones Locales.

En el programa, organizado por la Universidad de Oviedo y el Ayuntamiento de Gijón, se reflexionará sobre los retos que tienen que asumir los Ayuntamientos en su organización para adaptar sus estructuras, sus procesos y su personal al nuevo escenario del siglo XXI.

Mi ponencia se enmarca en la mesa redonda sobre La incidencia de la directiva de servicios en las ordenanzas fiscales, en la cual participo junto a Carlos Garcia (Director de Planificación y Programación Económica del Ayuntamiento de Leganés) y Francisco Blanco (Director General Económico-Financiero del Ayuntamiento de Gijón).

Os esperamos los días 27, 28 y 29 de octubre en la Facultad de Comercio, Turismo y Ciencias Sociales “Jovellanos“ de Gijón, dentro de Laboral - Ciudad de la Cultura.

viernes, 10 de septiembre de 2010

Rutinas y vacaciones

Si no fuera por la San Silvestre, las campanadas, los Reyes o las rebajas de invierno, casi podríamos decir que el año nuevo empieza en septiembre. Llega la vuelta al cole, el retorno al trabajo, las primeras chaquetas por la noche o las típicas trifulcas políticas (en año preelectoral, ya ni te digo). En definitiva, notamos mucho más el cambio del 31 de agosto al 1 de septiembre que el del 31 de diciembre al 1 de enero.

Según el Diccionario, las vacaciones son el “descanso temporal de una actividad habitual, principalmente del trabajo remunerado o de los estudios”. Pero yo empiezo a pensar (y creo no ser el único) que ese pretendido descanso, al final, se convierte en más estrés, horarios rígidos, obligaciones múltiples y cansancio en vez de relax. Hablando más en serio, lo que muchas veces vemos en verano son más divorcios, más abandonos de animales domésticos o más demandas de plazas en residencias para mayores (no es preciso explicar las razones). Francamente, esto último me parece lo más grave por lo insolidario que es.

Cierto que los meses de verano (y agosto en particular) son cada vez más un trozo de nuestras vacaciones y no las vacaciones en su totalidad. Repartimos nuestros días de no-trabajo (concepto distinto al de descanso, por lo que ya expliqué) en varias semanas a lo largo del año. Y eso creo que es bueno por varios motivos. En el plano personal y familiar nos permite hacer cosas diferentes durante las cuatro estaciones. En el ámbito laboral, probablemente nos haga ser más productivos. Y de cara al sector turístico, siempre será bueno romper la estacionalidad para que hoteles y restaurantes no se llenen sólo en agosto.

Ahora sólo queda desear que disfruten quienes todavía tienen derecho a unos días de vacaciones y, a todos los demás, un poco de paciencia y buen humor. El trabajo o las clases puede que sean un poco desagradables, pero mucho peores son las alternativas (o sea, el paro, las bajas forzosas o el fracaso escolar). No debería ser verdad eso que decía el escritor estadounidense Elbert Hubbard de que nadie necesita más unas vacaciones que el que acaba de tenerlas.

Publicado en La Voz de Avilés el 8 de septiembre de 2010 (Día d’Asturies).

miércoles, 8 de septiembre de 2010

Feliz Día d'Asturies


Hoy 8 de septiembre se celebra el Día de Asturias. Fiesta de la Santina de Covadonga, nuestra patrona, día de mucha tradición. En su momento se discutió si el Día de la Comunidad Autónoma debía ser este o el 25 de mayo, efemérides de aquel día de 1808 cuando en la Catedral de Oviedo se proclamaba la soberanía de la Junta Suprema de Asturias y se declaraba la guerra a los ejércitos de Napoleón. Al final, ya se sabe, se eligió el 8 de septiembre.

Pero el Día d'Asturies debe ser más que folixa y descanso. Debemos preguntarnos qué Asturias queremos para el futuro y qué papel político y económico queremos jugar en la España constitucional, en Europa y en el mundo. Las palabras de Ortega y Gasset, fechadas hace casi 100 años, concretamente en 1915, siguen siendo hoy válidas.

No existe en toda España un país donde con mayor pureza e intensidad se den los caracteres de una unidad regional; los asturianos SE SIENTEN región, pero NO SE SABEN región; España recibirá incalculables beneficios el día que los asturianos adquieran esa clara conciencia regional y actúen sobre España NO COMO ASTURIANOS, sino COMO ASTURIAS
Lo dicho, feliz Día d’Asturies. Un regalo.

martes, 7 de septiembre de 2010

Premio mediático y pasional

Me mojo: la selección española de fútbol no merece ahora el Premio Príncipe de Asturias de los Deportes. A la Selección de Brasil se lo dieron en 2002 después de haber ganado 5 mundiales, a Schumacher con 7 títulos de Fórmula 1, al Tour de Francia tras casi 100 ediciones... Hay evidencias que cantan por sí solas.

Además, otro dato: 11 de los 24 Premios de Deportes entregados hasta ahora son españoles. Como mínimo y, siendo amables, esto parece demasiado casero. Pero claro, algo se entiende cuando se ve la composición del Jurado.

Creo que este Premio de los Deportes está desprestigiando a todos los demás. O se reformula de arriba a abajo y se clarifican los méritos a valorar o bien el Premio debe desaparecer. Podemos premiar trayectorias fecundas (un largo historial de éxitos deportivos) o, incluso, optar por lo contrario y valorar la proyección futura. Pero en ningún caso se debería dar el Premio al "último que llega", al que hace unos días obtuvo un éxito o al español o a la española que mejor nos cae. Esto, creo, es justamente lo que se viene haciendo desde hace unos años.

Cada uno tendrá sus favoritos. Mi candidato para 2010 (ahora ya para 2011) es Roger Federer que, junto a Nadal (ya premiado), es el mejor tenista del mundo (y quizás de la Historia). Y hay muchas disciplinas deportivas que nunca han sido premiadas, algunas muy sufridas y con evidente esfuerzo personal, pero mucho menos mediáticas.

Se entiende que la Fundación Príncipe de Asturias busque relumbrón y audiencia, pero no a costa de debilitar el prestigio de unos galardones que son el santo y seña de Asturias y España en el mundo. Al menos, lo son los otros 7 galardones que no son el Premio de los Deportes.

domingo, 1 de agosto de 2010

Vacaciones


Playa de Las Llanas, Muros de Nalón, Asturies (por supuesto)

La Gran Muralla China

San Timoteo, Luarca, 22 de agosto, Asturies (de nuevo)


viernes, 30 de julio de 2010

Arenescos y verano

Foto encontrada en el grupo de San Juan de La Arena en Facebook
http://www.facebook.com/#!/group.php?gid=29236294483

Esta bitácora tiene un título que se inspira en una de las playas más guapas de Asturias (y por tanto, del mundo). En esta reflexión hablo sobre estas y otras cosas del pueblo. Fue publicada el 10 de julio de 2010 en La Voz de Avilés.

“En un rinconín de Asturies, se encuentra L’Arena amada”. Así empieza el himno arenesco que mucha gente hace suyo cuando lo canta por chigres y fiestas. En L’Arena empieza el verano para mí todos los años y allí paso momentos felices entre romerías, verbenas, chiringuitos y playa. Por cierto, una de las mejores de Asturias para extender la toalla sin agobio, para hacer surf, pasear o simplemente disfrutar de un buen baño (cuando la mar lo permite). Una playa con todos los servicios y accesible para personas con discapacidad. La bandera azul desde hace una década no es casual.

L’Arena también mejoró muchísimo en estos últimos años. El boom del “ladrillo” se hizo notar, pero se construyó con bastante mesura y el pueblo no perdió encanto ni belleza. Al contrario, lo ganó. Se mejoró el puerto, muchas calles se sanearon y urbanizaron y ahora nos falta que de una vez se haga la esperada pasarela con San Esteban.

Lo que muchas veces se oye es que a la gente más joven nos falta ahora recuperar un poco de aquel espíritu de otros tiempos (no muy lejanos), cuando llegó a haber varias discotecas y unas noches de verano en la playa que hacían furor. ¿Por qué no tratamos de impulsar otra vez ese ambiente y devolvemos una folixa renovada a L’Arena? Así, de paso, ayudamos a algunos hosteleros en estos tiempos de crisis. Podríamos ganar todos, pero hace falta colaboración entre vecinos, Ayuntamiento, asociaciones y cualquiera a título individual.

Hay personas que ya trabajan para que las tradiciones del pueblo sigan vivas y mejoren todos los años. La misma gente que invierte su tiempo en impulsar nuevas actividades para sumar a las que ya existen. Una fartura masiva en la calle, una nochebuena para los guajes, innovaciones tecnológicas o actividades deportivas. Pero, mientras, hay otras personas que ven el éxito del pueblo como su fracaso personal. Nunca lo entenderé. Por eso no debemos hacer mucho caso a estos últimos.

Empieza el verano, así que invito a todo el mundo a que visite L’Arena y que disfrute. Allí nos encontraréis a algunos gozando del Cantábrico.

P.D. Siempre hay gente a la que no le gusta lo que uno escribe. Pues vale.


martes, 27 de julio de 2010

Control externo en Maspalomas

De izquierda a derecha, Lázaro Brito Hernández (Presidente de la Federación Canaria de Municipios), Fernando Redondo Rodríguez (Presidente del Consejo Económico y Social de Canarias), el moderador Juan Marrero Portugués (Consejero de la Audiencia de Cuentas de Canarias), José Manuel Canales Aliende (Catedrático de Ciencia Política y de la Administración de la Universidad de Alicante) y yo mismo.

Entre los días 21 y 23 de julio se celebró el VIII Seminario de la Audiencia de Cuentas de Canarias, dentro del marco de la Universidad de Verano de Maspalomas. En esta edición, el tema era la nueva formulación de la función supervisión de los Órganos de Control Externo de la actividad económica y financiera del Sector Público. En este enlace y en este otro se pueden encontrar más detalles del seminario.

Mi intervención fue el jueves 22 de julio en la mesa-coloquio sobre el papel del nuevo gestor público y las demandas al órgano de control en la función de supervisión. Los cuatro intervinientes coincidimos en reclamar una mayor participación ciudadana en los órganos de control externo, bien directamente o a través de sus legítimos representantes (gobiernos, parlamentos y otros órganos como el CES).

Por mi parte, las recomendaciones que hice fueron, a grandes rasgos, de tres tipos. La primera, relativa a no relajar el control durante las etapas de fuerte crecimiento económico (algunos parecen defender que el control sólo es útil cuando hay crisis). La segunda, sobre la necesidad de habilitar mayores espacios de transparencia en la gestión pública, lo cual necesariamenerte incluye la definición de claros objetivos por el gestor público y su posterior fiscalización por el órgano de control. En tercer lugar, enumeré algunas áreas sensibles para el control, entre las que destaco el seguimiento de la estabilidad presupuestaria a lo largo del ciclo económico, la contratación pública, los programas de gasto con mayor importancia cualitativa (urbanismo) y cuantitativa (sanidad, educación y servicios sociales), así como los ingresos fiscales (asignatura pendiente de los OCEX).

Nunca agradecerá bastante a Rafael Medina Jáber, Presidente de la Audiencia de Cuentas de Canarias, el haberme permitido participar en estos seminarios de Maspalomas. Y por, supuesto, también a todo su equipo y a los buenos amigos.

Como canción de cierre, una muy apropiada. Allá, abajo en el sur de Gran Canaria...

Con Consejeros y Conselheiros de Cuentas en el Auditorio de Meloneras

martes, 13 de julio de 2010

España es normal

Con el título quiero decir justamente eso. Que España es un país normal. Un país donde "cabemos todos o no cabe ni Dios", como cantaba Víctor Manuel.

Normales porque también podemos ganar un mundial de fútbol. Y de baloncesto, fórmula 1, motociclismo, tenis, ciclismo...

Normales porque podemos sacar la bandera al balcón (pero, por favor, tampoco nos pasemos).

Normales porque sentimos orgullo de la nación y de la Nación.

Normales porque nos emocionamos cuando vemos alegres a los demás, aunque el fútbol en sí mismo no nos guste tanto como a otros.

A la vista de los hechos, ¿a qué esperamos para hacer del fútbol la fiesta nacional y no esa barbaridad de los toros?

Os dejo con una rareza de ese asturiano universal con el que empecé. Víctor Manuel dice que "mi España vale lo que pesa". Pues eso.

lunes, 5 de julio de 2010

La UE en La Granda

Este año participo por primera vez como ponente (como alumno ya son varios años) en los Cursos de La Granda. Concretemante, hablaré de "Garantías de cumplimiento del Derecho de la UE en el Estado autonómico".

Mi ponencia se enmarca dentro del curso titulado "Después de Lisboa: la Unión Europea en tiempos difíciles" (ver programa), dirigido por Paz Andrés Sáenz de Santa María y Gil Carlos Rodríguez Iglesias.

Agradezco enormemente la invitación y espero no defraudar demasiado.

P.D. Aquí se puede encontrar un resumen de prensa del curso y en este otro enlace las fotos de los ponentes.



Impuestos y fútbol

Escribo antes de los cuartos de final. Para los mal pensados, adelanto mi deseo de que España llegue a la final y gane el mundial de fútbol. Al menos, así debería ser, de acuerdo con el potencial deportivo... y el presupuesto. Precisamente sobre esto último podemos plantearnos si no habrá llegado el momento de analizar el fútbol en España con más cabeza y con un poco menos de vísceras. Una reflexión necesaria, con rigor y frialdad.

Los clubes de fútbol de Primera y Segunda deben a Hacienda y a la Seguridad Social la friolera de 5.500 millones de euros. Es prácticamente lo mismo que se va ahorrar con la rebaja del sueldo de todos los empleados públicos. Esos mismos clubes que nos deben dinero a usted y a mí (Hacienda somos todos, no se olvide) son los que con la otra mano recogen subvenciones públicas a manos llenas. Negocio redondo.

Los sentimientos y la pasión en el fútbol no son gratis. El coste se financia con entradas y abonos, con ingresos por publicidad, con derechos de televisión... y también con nuestros impuestos. En algunos casos, casi en exclusiva con nuestros impuestos.

Nunca entenderé por qué cuando se crearon las sociedades anónimas deportivas, la mayoría de los clubes de fútbol pudieron sobrevivir gracias al apoyo de las Administraciones Públicas y de algún falso empresario que sólo buscaba imagen. ¿Dónde estaban los aficionados y por qué no se hicieron accionistas? ¿Dónde están ahora cuando toca mojarse y poner dinero? ¿Por qué si un equipo de fútbol quiebra a donde primero se acude es al Ayuntamiento o a la Comunidad Autónoma? La afición al fútbol en España es innegable, pero esto no se debe confundir con que el negocio del fútbol sea intocable.

Me gustaría que los gobiernos nos consultasen antes de tomar medidas beneficiosas para unos pocos, pero muy costosas para el conjunto de los contribuyentes. Por ejemplo, seguro que mucha gente votaría a favor de invertir en instalaciones punteras para el deporte base, en lugar de tener un equipo carísimo en la 'liga de las estrellas'. Pero ya se sabe que la ecuación de cobardía y populismo suele dar malos resultados.

Publicado en La Voz de Avilés-El Comercio el 3 de julio de 2010.

Aquí os dejo alguna reseña más sobre el asunto: noticia1, noticia2, noticia3, noticia4.

miércoles, 23 de junio de 2010

Impuestos en verano

Presentando a Antonio Arias
En este enlace hay una buena reseña, de uno de los habituales y más valorados ponentes del curso. Y aquí la entrevista en La Nueva España al periodista Carlos Salas Abad, cuya conferencia en vídeo está aquí.

Foto del grupo

sábado, 5 de junio de 2010

Barcelona, Gaudí... y la economía local


En Barcelona, nada menos que en La Pedrera de Gaudí, se celebra entre el 14 y el 15 de junio el 6º Simposio de Federalismo Fiscal, organizado por Institut d’Economia de Barcelona (IEB) y dedicado este año a La financiación de los gobiernos locales.

A mí me toca hablar de El endeudamiento local en España, ante un auditorio de lujo y al lado de otros ponentes con currículums que asustan.

Moltes gràcies a l'organització per la seva invitació.

P.D. En este enlace se puede ver un breve vídeo-resumen del Simposio.

viernes, 28 de mayo de 2010

Gallegos y asturianos...


Simplemente quiero dejar constancia de mi agradecimiento a los estupendos anfitriones y organizadores del IV Congreso Nacional de Auditoría en el Sector Público, celebrado en Santiago de Compostela del 25 al 27 de mayo de 2010. El lema de este año lo dice todo: Hacia una nueva gestión pública.

Los trabajos fueron muy fructíferos y, como colofón, al Apóstol le pedimos que nos ayude un poco a todas y a todos en esta crisis.

Como suele ser habitual, nuestros colegas gallegos no fallaron. Felicidades al Conselleiro Maior Antonio López Díaz, a todo su equipo del Consello de Contas de Galicia y a FIASEP.

Por cierto, en el marco del Congreso, el Ayuntamiento de Gijón recibió el accésit del Premio a las Buenas Prácticas en Auditoría y Transparencia en el Sector Público 2010, otorgado por FIASEP. Enhorabuena a Santiago (de nuevo el nombre...) Martínez Argüelles y a su gente porque se lo merecen.

En plena acción. En la mesa, soportando mi intervención, José Caamaño Alegre (Universidad de Santiago de Compostela) y Gemma Angélica Sánchez Lerma (Cámara de Comptos de Navarra)

.

miércoles, 19 de mayo de 2010

Más impuestos para repartir el esfuerzo


Aquí van algunas de mis opiniones en el programa La Lupa de Canal 10, el día 18 de mayo de 2010.

España lleva demasiado tiempo planteando que lo bueno es bajar impuestos, pero hay que saber que eso no siempre es verdad. Ahora en lo que se debe pensar es en una reforma fiscal de amplio calado.

Se trata de un ajuste duro pero necesario, porque también es muy dura la situación económica actual.

Una vez que el Gobierno ha asumido el coste político del duro ajuste fiscal, es imprescindible no dar marcha atrás ni matizar las medidas adoptadas.

No es malo que el Gobierno haya adaptado el discurso y las medidas a la evolución de la situación económica.

No me parece demasiado correcto manifestarse porque a un empleado público le bajen el sueldo frente a los miles de trabajadores que han perdido sus empleo y los que están pendientes de negociar su continuidad. No podemos perder de vista que el ajuste salarial que se ha planteado en el sector público, el privado ya lo hizo. En el 96 ya se acordó una congelación salarial en el sector público con una tasa de inflación superior al 6% lo que, de hecho, supuso pérdida de poder adquisitivo.

Tampoco sé si las medidas llegan o no a tiempo, pero sí que se trata de una cuestión de solidaridad.

Quizá debamos plantearnos si hay que seguir construyendo carreteras o mejorar otros gastos corrientes más productivos. No imponer ninguna restricción presupuestaria es una posición que no se sostiene.

Está claro que si la tributación de las SICAV se sube en exceso se puede producir una fuga de capitales, pero puede haber un alza moderada que lo evite. Dos contribuyentes tienen que ser iguales si tienen la misma renta con independencia de si los ingresos vienen del ahorro o de un salario.

Abogo por el rescate del impuesto de patrimonio y del de sucesiones y donaciones. El primero debería convertirse en un impuesto parecido al de las grandes fortunas.

Todas las reformas, concluye, deben hacerse desde un amplio consenso político y social para garantizar su continuidad.

Ver noticia completa en El Comercio del 19 de mayo de 2010.

.

miércoles, 12 de mayo de 2010

Curso de verano sobre impuestos (NUEVO)


Teletipo de Europa Press

El plazo de matrícula acaba el 31 de mayo. El curso se celebrará en Xixón entre el 21 y el 25 de junio. El progama completo se puede consultar aquí.

.

martes, 11 de mayo de 2010

Economía y psicología de Avilés

Malos tiempos para la economía española, europea y mundial. Hay días que da la sensación de que todo se hunde y lo mejor es saltar del barco. Francamente, no creo que lo mejor frente a una situación de crisis sea lamerse las heridas y penar continuamente, sino impulsar nuestros puntos fuertes, destacar los aspectos positivos y, por supuesto, reformar todo aquello que funcione mal o que suponga un lastre para nuestro desarrollo económico y social. 

Avilés tuvo que hacer frente a varias crisis en el pasado, sobre todo cuando el gigante de la industria siderúrgica se vino abajo con todo su peso, aplastando empresas, puestos de trabajo e ilusiones en su caída. Pero hoy no toca hablar de historia, aunque tampoco debamos perderla de vista. 

En la comarca de Avilés y en toda Asturias llevábamos mucho tiempo haciendo sacrificios que, ahora, vemos que nos pueden servir como valiosa experiencia. Como no quiero caer en un discurso vacío, simplemente anotaré un dato objetivo. Si se compara la cifra de paro registrado en abril de 2010 con la que había en abril de 2007, justo en el momento más alto de la expansión económica, observamos que en España el número de personas desempleadas aumentó un 105%. En cambio, en Asturias el crecimiento fue del 60% y en la Comarca de Avilés del 54%. Sin duda, son cifras dramáticas todas ellas, pero téngase en cuenta que se compara de forma intencionada un momento muy alto con otro muy bajo, de ahí las enormes diferencias. Para el caso que nos ocupa, lo evidente es que Asturias y la Comarca de Avilés han resistido mucho mejor los envites de una crisis muy severa. Y esto nunca puede ser fruto de la casualidad. 

Yo no sé si el de Avilés puede ser un modelo exportable a otras zonas. De lo que sí estoy convencido es que nada tiene que ver este presente con el pasado de hace 20 años. A mi juicio, hay varios factores que nos sitúan con ciertas ventajas con respecto a otras zonas y a otros tiempos. Por ejemplo, aquí ya hicimos la reconversión industrial (y sudores que nos costó). Pero hoy la industria y los servicios de nuestra comarca generan riqueza a través de empresas competitivas en el metal, la ingeniería especializada, la consultoría avanzada o las tecnologías de información y comunicación. Tenemos multinacionales de referencia mundial y también pequeñas y medianas empresas que hacen una labor discreta y muy eficaz. Algunas de ellas son líderes también en exportación a otros países y otras, fruto del esfuerzo y el riesgo bien asumido, hoy lideran algunos de los proyectos para la Isla de la Innovación. Tenemos que estar muy orgullosos de ver empresas avilesinas al lado de los grandes nombres de la arquitectura mundial, luchando por impulsar un espacio que Avilés necesita recuperar e impulsar cuanto antes. 

En estos tiempos donde la producción no se mide sólo en toneladas, es preciso seguir apostando por el concepto de valor añadido o, para entendernos, por la capacidad de las empresas para innovar constantemente, para diversificar su actividad, para buscar nuevos mercados, para generar riqueza y empleo de forma sostenida y, en definitiva, para utilizar de la mejor manera posible sus recursos materiales y humanos. ¿Alguien se paró alguna vez a pensar que, mientras otras comarcas envidian nuestra posición, algunos todavía siguen pregonando hecatombes?

Otro punto fuerte de Avilés es su puerto comercial y pesquero. La ampliación del primero, ya en marcha, nos garantiza unas instalaciones suficientes para los próximos 50 años, aunque habrá que pelear duro para captar tráficos y no terminar con mucho hormigón y muelles vacíos. En cuanto a la pesca, aún recordando que sigue pendiente una reordenación europea de los recursos, podemos también confiar en que la nueva gestión sea al menos tan buena como la que desempeñó durante años la Cofradía de Pescadores, la misma que nos llevó a ser líderes en el Cantábrico. 

El medioambiente es la tercera palanca de cambio. Si en 1990 la Ría de Avilés nos avergonzaba por su estado lamentable, hoy da gusto verla. Los paseos y la limpieza, después de muchos años de trabajo y muchos millones de euros invertidos, son la mejor prueba de que las Administraciones Públicas, cuando colaboran lealmente, sólo dan buenas noticias y resultados positivos palpables. Que tomen nota para otros asuntos como la eliminación de las vías del tren o la (tristemente) famosa Ronda Norte. Curiosamente, Vicente Díaz (avilesino) y Los Irónicos (avilesinos también) cantaban las bondades de Avilés ('Avilés cojonudo', para los segundos), pero ambos destacaban la contaminación como la principal rémora. 

No me olvido del emergente sector de la cultura -con el Niemeyer al frente- o del enorme potencial comercial y turístico del Casco Histórico, el cual debemos proponer ya mismo y de forma seria como Patrimonio de la Humanidad. Pero esto me parece tan obvio que no me extiendo más en ello. 

Termino con la psicología, como empecé. Las crisis se agravan cuando sólo pensamos en ellas de forma pesimista como algo irresoluble. Crisis debe significar desafío, cambio y futuro, pero nunca desmoralización, pasado o nostalgia. La antigua mentalidad colectiva de crisis que impregnaba todo y que tanto padecimos en la Comarca de Avilés y en Asturias, tenemos que desterrarla. Hicimos antes que otros los deberes -aunque todavía quedan muchas tareas- y eso nos da una ventaja frente a este nuevo examen de la presente crisis. Igual que se fueron los humos negros -o mejor dicho, los echamos- ahora es preciso aprovechar nuestras fortalezas y encarar los años venideros con ciertas garantías de éxito. Que las tenemos, no cabe duda.



Publicado en La Voz de Avilés del 11 de mayo de 2010.


miércoles, 28 de abril de 2010

Historia y futuro de Avilés



Avilés ya tiene Plan. O mejor habría que decir planes, en plural. La verdad es que desde aquel fallido proyecto 'Avilés 2000', han pasado muchas cosas, no todas buenas, pero sí bastantes de ellas. Hoy miramos a la ría, casi limpia del todo, y a un Centro Cultural Internacional que antes ni podíamos soñar. A un casco histórico que siempre nos enorgulleció y que ahora además mimamos y protegemos. Tenemos museos, hoteles, fiestas multitudinarias, industrias competitivas, restaurantes de referencia y un pequeño comercio que, con algún problema, sigue adelante como mejor puede.

El Plan del Casco Histórico, aunque llega tarde, creo que tiene dos grandes virtudes. Una, su medida ambición, para algunos modestia o raquitismo, pero para mí una garantía de que se va a ejecutar en su totalidad y en un plazo razonable de tiempo. A veces, por querer hacer grandes cosas y muchas a la vez, se termina por no hacer nada. La segunda virtud del Plan es que implica a las administraciones públicas y a la iniciativa privada, ampliando la financiación y apoyo social.

Me parecen acertadas las intervenciones para Los Alas, Carlos Lobo y Palacio Valdés. Sin embargo, echo de menos otras propuestas que en algún momento se habían barajado, como la de despejar totalmente la plaza de los Hermanos Orbón, habilitando un espacio céntrico, parcialmente cubierto por los soportales, con un tremendo potencial turístico. O aquella de convertir Galiana en una calle interior al Parque Ferrera, aprovechando los patios traseros que lindan con el Hospital de Avilés. Y una tercera, para que el paseo de la ría se abra como un amplio bulevar peatonal entre Larrañaga y la rula.

En estos momentos, Avilés tiene tres puntales que proyectan un envidiable futuro. La ría, espina dorsal de la ciudad y de la comarca, privilegiada salida al mar y de entrada de riqueza. El casco histórico, aspirante a Patrimonio de la Humanidad, orgullo de Asturias y el mejor del Norte de España (salvando a Santiago de Compostela). Y, por supuesto, el Niemeyer, como mascarón de proa, avanzadilla de la Isla de la Innovación y casa de ilusiones por cumplir.

Publicado en La Voz de Avilés-El Comercio el 28 de abril de 2010

.

miércoles, 21 de abril de 2010

Corrupción y ética



Según el diccionario, la corrupción implica echar a perder, depravar, dañar, pudrir, sobornar, pervertir, estragar, viciar, incomodar, fastidiar, irritar. Y hasta oler mal (será por los chorizos rancios). Visto esto, ¿todavía puede quedar alguien que le interese la corrupción desde un punto de vista ético? Por desgracia, parece que sí.

Hay varias cuestiones que me preocupan como ciudadano, algunas casi convertidas en mitos. La primera es la peligrosa distinción que algunos hacen entre corrupción buena -supuestamente- y corrupción mala. Craso error. Quien roba un euro, roba un ciento. Primero una factura falsa, luego una subvención indebida, un traje a medida, una comisión ilegal y así hasta terminar robando dinero a manos llenas. Mejor cortar la hemorragia y la tentación desde el principio.

Segundo mito: la corrupción es exclusiva de eso que llamamos genérica y despectivamente «los políticos». Dicho de otra forma: todos «los políticos» sisan. Falso y falso. Cuando se pilla a un cargo público con las manos en la masa, todos nos ponemos estupendos y criticamos la indecencia y la caradura de esa persona. Pero hagámonos estas preguntas: ¿juzgamos igual a la empresa privada que fomentó esa conducta o al funcionario que hizo la vista gorda? ¿Votaremos igual al partido que sostiene al corrupto? En todo caso, el que haya un cargo público, dos o cien que se corrompan, quiere decir que hay otros miles honrados que todos los días trabajan por construir una sociedad mejor, gracias a eso que se llama vocación de servicio público. Que sí, todavía existe.

Tercer mito: la corrupción es ahora mucho mayor que antes. No. Pero, al menos, ahora se conoce y se castiga, gracias a una concienciación general y a una policía y una fiscalía que hacen muy bien su trabajo. ¡Pues anda que no había corrupción en el franquismo o en la Transición! Pero se tapaba todo.

Siempre la peor corrupción es la que consentimos y ensalzamos. Aquí, tolerancia cero y marginación social del corrupto. Pero aún más grave es criticar al que roba, no por el hecho mismo de saquear, sino porque envidiamos su posición. Eso sí que es triste.

Publicado en La Voz de Avilés-El Comercio el 21 de abril de 2010

.

martes, 13 de abril de 2010

Entrevista sobre la reforma fiscal

Os dejo el titular y el enlace a la entrevista completa.



"Hay que reformar el modelo fiscal de hace 30 años, no sirve"

Roberto Fernández Llera, hacendista y profesor de Economía de la Universidad de Oviedo, es un firme defensor de la reforma fiscal. Asegura que el discurso de que siempre es bueno bajar impuestos se ha demostrado falso.

13/04/2010 00:00 / PABLO Á. RUBIO

–¿Esperaba una caída tan severa de los ingresos públicas?

–La profundidad de la crisis nadie la supo ver. Todos veíamos venir la caída de ingresos, pero no se esperaba que fuera tan profunda. Por eso creo que llegó el momento de tomar medidas en serio.

–Vamos, que es muy fácil decir ahora: ya lo había dicho...

–Evidentemente. España tenía un problema que pasaba por centrar gran parte de su actividad económica en el sector inmobiliario. Era un problema que tarde o temprano iba a estallar, pero lo hizo de repente y además, apareció la crisis financiera.

–¿Y qué se hubiera podido hacer antes?

–Las medidas anteriores a la crisis fueron todas en la misma dirección: bajar impuestos. Y no se puede comprar siempre ese discurso porque es muy peligroso y los resultados los tenemos ahora. Son obvios y no descubro nada: no es es la reducción del gasto público para equilibrar el presupuesto y el otro el incremento del déficit.

–¿Dónde estuvieron los fallos?

–La eliminación del impuesto de patrimonio, la práctica extinción del tributo de sucesiones y donaciones o las continuas bajadas del IRPF. Y ahí estoy metiendo a todos los gobiernos, al de Zapatero, pero también al de Aznar y a los de las comunidades autónomas. Hay contadas excepciones, como por ejemplo, la imposición del céntimo sanitario, porque el resto siempre iba en la misma dirección. No nos puede servir el mismo traje para un contexto diferente.

–Esto era antes. Volviendo al presente, ¿es necesario una reforma fiscal?

–Es fundamental que la política fiscal sea vista como una política de estado y por tanto, sentarse seriamente a hablar de la reforma fiscal, como se hizo en 1978, donde hubo un gran pacto político. Pero el problema es que el modelo de hace 30 años ya no sirve y hay que partir siempre de un pacto político entre los grandes partidos para implicar a todo el Estado, comunidades autónomas incluidas.

–¿Y cuáles son los aspectos que se deben abordar?

–Habría que darle la vuelta a algunas decisiones que se tomaron años atrás. Una de ellas es recuperar el impuesto de patrimonio. En realidad, no se suprimió, se mantiene congelado a la espera de mejores tiempos y el momento idóneo es éste. Hay que gravar a las grandes fortunas. El de sucesiones y donaciones habría que garantizar un gravamen mínimo para toda España y que cada comunidad autónoma decida después. Y además, hay margen para subir el IVA.

–¿Y el IRPF?

–Ha sido un tema tabú todos estos años y también ha llegado el momento de plantearse si hemos tocada fondo. Aquí España no está muy lejos de la media de la UE y de la OCDE. Aunque no aportaría mucho, se podría subir el tipo máximo porque supondría lanzar un mensaje de que se grava más a las rentas más altas. Y también se podrían plantear deducciones.

–En el debate del IVA hay un frente que piensa que una subida puede frenar aún más consumo.

–La subida del IVA va repercutir en los precios, es evidente. Pero hay una parte que va a repercutir en el empresario, no todo en el consumidor.

–¿Es la única alternativa que tiene ahora el Estado a mano?

–Hombre, es la alternativa fácil, pero no es la única. Es lo que he dicho antes, habría que recuperar cuestiones para abordar los impuestos de patrimonio o sucesiones. El IVA, es la alternativa fácil.

–Da la sensación de que al Gobierno central y los de las Comunidades Autónomas les ha pillado con el pie cambiado.

–Llevábamos muchos años planteando que lo único bueno en temas de impuestos era bajarlos y ese discurso se ha demostrado que era falso. Los servicios no se financian solos. Cuando la economía va bien, con bajos impuestos se puede llegar a recaudar más, pero cuando la situación va mal aparecen los problemas de financiación. Y solo hay dos maneras de financiarse: con impuestos o vía déficit. Bueno, hay una tercera, reduciendo el gasto público.

–¿Y qué gasto se puede reducir?

–Todo se basa en preferencias políticas. No estoy de acuerdo con mensajes de tipo generalista como el de que hay que reducir el gasto corriente. Porque hay muchos tipos de gasto que son fundamentales.

–¿Hay alguna previsión sobre la evolución de los ingresos?

–Lo que es seguro es que no se va a volver a los niveles de hace 10 años. Otra cosa es que ya hemos tocado fondo, pero no vamos a poder volver a llevar el nivel de vida de antes, donde parecíamos todos nuevos ricos.

–¿No es contradictorio subir los impuestos con los niveles de paro actuales?

–Hay que matizar las cifras del paro. Frente a los 4 millones de parados, de los que cuales 2 ya existían en el mejor momento, hay 18 o 19 millones de personas que trabajan. Si nos creemos el concepto de la solidaridad es importante que cada patrimonio y cada renta tribute en función de su cuantía. Y que las rentas altas paguen no me parece mal, todo lo contrario.

–Todo depende del modelo de país que queremos.

–Evidentemente. Y además, hay una cosa muy importante y de la que nadie habla. En el 2013 España se va a quedar sin una parte de los fondos europeos y no va a quedar otra solución que recurrir a los impuestos para financiarnos.