jueves, 3 de agosto de 2017

Piezas técnicas para un puzle político


El consenso es difícil, pero presenta la virtud de que el producto final es sólido. El coste de transacción en la fase previa es importante, pero queda compensado cuando, como en este caso, el informe de la Comisión de expertos luce propuestas sensatas y argumentadas. También aplicables, si hay voluntad.

Es verdad que el barco no siempre ha podido arribar a buen puerto, por eso el menú de opciones ha sido a veces la única salida posible. En concreto, no hemos llegado a un cierre categórico sobre el volumen de recursos a aportar, ni sobre el grado exacto de nivelación, por falta de acuerdo, pero también porque no debemos ocupar el lugar de los responsables políticos. La nivelación, desde un estricto punto de vista técnico, podría llegar a ser total, incluyendo el conjunto de los servicios públicos descentralizados, no solo los que calificamos de fundamentales. Donde sí tenemos clara nuestra unánime opinión –y hasta le ponemos cifra- es en la ineludible aportación de las dos comunidades autónomas de régimen foral. Si siguen sin hacer esa contribución, será porque los pactos políticos lo impiden una vez más.

Hemos querido ser contundentes a la hora de sugerir que los espacios fiscales propios de las comunidades autónomas sean más visibles y efectivos. Por ejemplo, reduciendo la actual demora desde que se aprueba un cambio de tarifa en el IRPF hasta que tiene efectos reales. También recomendamos que el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones tenga un nivel mínimo armonizado en toda España, mayor que cero, para que cese la dañina y desleal competencia a la baja. Y esencial nos parece que las comunidades autónomas vayan a codecidir en materia de IVA, si así se aprueba, distribuyendo además esos recursos según la población ajustada, con variables de envejecimiento, discapacidad, dependencia, dispersión, educación infantil de 0 a 3 años y universidades públicas, entre otras.

Los expertos queremos reforzar de forma significativa el Fondo de Compensación Interterritorial, por ser un mandato constitucional de solidaridad y porque ya no puede seguir languideciendo. Ese incremento debe ir ligado a una política más flexible y evaluada de inversiones públicas, para ser eficaz en la reducción de las diferencias de renta y riqueza.

Abogamos porque las comunidades autónomas vuelvan pronto a la disciplina de los mercados financieros y caminen sin la muleta de los mecanismos adicionales puestos en marcha con la crisis, salvo para casos de graves emergencias individualizables y muy condicionadas. También nos gustaría que los criterios que sustentan los objetivos de déficit y deuda –verticales y horizontales- fuesen explicitados y supervisados de manera transparente, incorporando de igual modo un análisis del grado de cumplimiento en cada caso. El mecanismo de alerta temprana y la prudencia financiera deben ser impulsados y, cuando se haya constatado un incumplimiento, entonces los planes económico-financieros y de reequilibrio son el instrumento con mayor eficacia potencial y respeto al principio de autonomía financiera, siempre y cuando no sean meros dibujos repetidos año tras año. Asimismo, sería bueno que la regla de gasto se complementase con fondos de reserva, ahorrando el superávit cíclico en las fases alcistas del ciclo, para evitar excesivos vaivenes presupuestarios.

Somos mayoría los expertos que apostamos por la devolución íntegra de la deuda autonómica contraída con el Estado, aunque nada impide acometer una reestructuración que incluya intereses, plazos o carencias, aunque sin llegar al gratis total. Otros colegas de Comisión, en cambio, piensan que la única solución pasa por un perdón de los pecados, es decir, quitas, las cuales, pienso, no serían eficientes ni justas, ni siquiera neutras en términos de coste a ojos de los mercados.

A lo cuantitativo, debemos sumar lo cualitativo. Palabras como administración tributaria integrada, coordinación, cooperación o lealtad institucional impregnan todo el informe. Un poco de federalismo, por favor. No hablamos de un reparto de dinero, sino de “hacer Estado”.

Algunos hemos tomado partido “hasta mancharnos”, como escribió Gabriel Celaya, sudando debates e incluso liderando algunos puntos como ponentes. Al final, mi informe es el mismo que firman otras veinte personas expertas y esa es la gran fortaleza que no se debería menospreciar. Si solo hubiese querido colar mi propuesta de parte, me hubiesen sobrado muchas horas de intenso trabajo sin remunerar.


Publicado en El País el 3 de agosto de 2017 

martes, 1 de agosto de 2017

lunes, 31 de julio de 2017

Rueda de prensa e informe de expertos

Pablo Lorenzana (El Comercio)

El 28 de julio ofrecí una rueda de prensa en la sede del Ridea para dar cuenta de los resultados del informe de la Comisión de expertos para la reforma de la financiación autonómica, para la que fui nombrado por el secretario de Estado de Hacienda, a propuesta de la Comunidad Autónoma del Principado de Asturias. El informe completo ya es público.

Mi exposición inicial giró en torno a tres ejes: metodología de trabajo de la propia Comisión, principales novedades de la propuesta y aspectos especialmente relevantes y beneficiosos para el Principado de Asturias. Este es el audio completo (42 minutos en total, incuyendo exposición inicial y preguntas de los medios).

A continuación, también os dejo un resumen de prensa:
TPA (con vídeo)
http://www.rtpa.es/economia:El-nuevo-sistema-de-financiacion-propuesto-por-expertos-beneficiaria-a-Asturias_111501245436.html

COPE (con audio)
http://www.cope.es/noticias/asturias/asturias-podria-recibir-100-millones-fci-segun-llera_154539

SER
http://cadenaser.com/emisora/2017/07/28/radio_asturias/1501242419_434386.html

EUROPA PRESS
http://www.europapress.es/asturias/noticia-asturias-podria-pactar-iva-otras-ccaa-multiplicar-ingresos-fci-comite-expertos-20170728154000.html
http://www.europapress.es/asturias/noticia-pp-lamenta-roberto-fernandez-llera-no-haya-defendido-intereses-asturias-nueva-financiacion-20170729134603.html

EFE
http://agencias.abc.es/agencias/noticia.asp?noticia=2563842

LA VOZ DE ASTURIAS
https://www.lavozdeasturias.es/noticia/asturias/2017/07/28/asturias-recibira-100-millones-extra-estado-reforma-fondo-compensacion/00031501241320182406949.htm

LA NUEVA ESPAÑA
http://www.lne.es/asturias/2017/07/28/nueva-financiacion-proponen-expertos-favorece/2141994.html

http://www.lne.es/asturias/2017/07/29/expertos-financiacion-autonomica-concluyen-debe/2142154.html

EL COMERCIO
http://www.elcomercio.es/politica/informe-financiacion-autonomica-20170728163648-nt.html

http://blogs.elcomercio.es/largo_de_cafe/2017/07/29/buenas-intenciones/

CONSEJO DE MINISTROS
http://www.lamoncloa.gob.es/consejodeministros/referencias/Paginas/2017/refc20170728.aspx#AUTONOMICA

jueves, 27 de julio de 2017

Pasarela, fiesta e ilusión

“La princesa está triste… ¿Qué tendrá la princesa?” Así empieza la Sonatina de Rubén Darío, ilustre poeta y visitante del Bajo Nalón hace un siglo. Yo no pretendo hacer poesía, menos aún a esa altura, pero sí llegar a una conclusión parecida a la del poeta: L’Arena estaba triste… ¿Qué tenía L’Arena?

Pues el pueblo tenía un poco de pena, bastante nostalgia, mucha indiferencia y demasiada inercia. Los tiempos de mayor gloria económica y festiva habían pasado, pero también en parte los habíamos dejado marchar, bien por desidia propia, bien por una dura crisis, bien por falta de ayuda externa. Un poco de todo. Lo cierto es que bastante gente andaba con la cabeza gacha, otros hacía tiempo que ya ni venían por aquí y alguno más renegaba de su patria chica. No era buena cosa.

A pesar de todo, algunas cosas nos devolvieron cierta ilusión en los últimos años, como la reforma de los muelles, los nuevos restaurantes, la bandera azul de la playa (hasta ahora), las actividades innovadoras en torno al surf o unas navidades que nos colocan en el mapa. Pero la princesa seguía triste.

Criticar siempre es fácil y barato, nunca me cansaré de decirlo. Me gusta el lema que se está imponiendo: “aportar o apartar”. O se añade valor, cada persona lo que pueda, incluso un simple agradecimiento, o mejor deja de hacer ruido. Innovar cuesta mucho, nos quita tiempo propio y momentos con la familia y la pandilla. A veces, hasta es sacrificado, teniendo que asumir un coste personal y económico por malas intenciones o malentendidos. Nuestros amigos Víctor y Fernando, de la Asociación Cultural Garabuxada, lo saben muy bien. Mucho ánimo para los dos.

Lo cierto es que la ilusión acaba de volver. No llegó sola, ni de manera milagrosa. Se tuvieron que arremangar algunas personas muy concretas y encontrar aquel carro de Manolo Escobar, para que volviese a rodar reluciente y a toda marcha. San Juan fue el detonante, pero unos meses antes ya se había relanzado la histórica reivindicación de la pasarela. Esa fue la chispa que encendió la mecha. En esto, muy unidos con San Esteban, con sentimientos y proyectos, pero esperamos que pronto también con esa pasarela que, simple y llanamente, nos merecemos. Los argumentos son tan conocidos que esta vez me los ahorro. Solo quiero recordar que ahora ya apoyan de forma expresa esta infraestructura, junto a los vecinos de ambas orillas, la Junta General del Principado de Asturias, los Plenos de los dos ayuntamientos, la Cámara de Comercio de Avilés y la Unión de Comerciantes de Avilés y Comarca. Seguro que se suman otros importantes respaldos muy pronto. Bienvenidos los descreídos y, ahora, todos juntos hacia adelante.

En su Salutación del optimista, decía Rubén Darío: “abominad la boca que predice desgracias eternas”. Algunos (esta vez, los menos), ya están predicando fracasos y decepciones. Pues no les vamos a dar la razón ni les vamos a dejar. L’Arena y San Esteban tienen mucho futuro. Y muy bueno.

Publicado en La Información del Bajo Nalón el 27 de julio de 2017


sábado, 24 de junio de 2017

Mundo local en Sevilla UIMP y Red Localis Ourense


Con apenas un mes de diferencia,


Sevilla

http://www.sevilladirecto.com/comienza-en-la-casa-de-la-provincia-el-curso-presente-y-futuro-del-regimen-local-espanol/

http://www.20minutos.es/noticia/3039911/0/expertos-financiacion-analizan-retos-regimen-local-espanol-curso-uimp-ief/

http://uimp.es/gabinete-de-comunicacion/actualidad-uimp/expertos-en-financiacion-analizan-los-retos-del-regimen-local-espanol-en-un-curso-uimp-sevilla-e-ief.html

Red Localis Ourense




http://www.mundiario.com/articulo/politica/municipios-constituyen-administracion-mas-cercana-ciudadanos/20170624154039092908.html



viernes, 26 de mayo de 2017

Reglamento y manual de control interno local



Acaban de ver la luz, casi simultáneamente, la norma y el manual. Me refiero al esperado Real Decreto 424/2017, de 28 de abril, por el que se regula el régimen jurídico del control interno en las entidades del Sector Público Local, pero también al libro que edita Aranzadi-Thomson Reuters, dirige Manuel Fueyo Bros y en el que tenido el honor de participar como autor, junto a grandes colegas especialistas.

El ilustrativo prólogo es de Avelino Viejo Fernández, síndico mayor de la Sindicatura de Cuentas del Principado de Asturias. Mi capítulo lleva por título "Estabilidad presupuestaria y control interno local", suficientemente expresivo de su contenido.

Sinopsis del libro

Una parte importante de los fenómenos de corrupción, descontrol, desidia administrativa y mal funcionamiento de los servicios públicos que han asolado a este país en los últimos años han podido originarse debido a las debilidades del control interno. Realidad dual, pues al mismo tiempo contamos con servicios públicos que pueden competir en muchos aspectos con los mejores de nuestro entorno más avanzado. Fuera de la regulación estatal, las entidades locales (y no en menor medida las Comunidades Autónomas) han debido de basar hasta ahora sus sistemas de control fundamentalmente en solo 13 artículos encuadrados en diferentes normas, lo que ha permitido sostener a los órganos de control –y por ende a sus fiscalizados– una cosa y su contraria; todo ello en detrimento de una visión robusta, consistente, no arbitraria y homogénea del control interno como mecanismo de alerta temprana ante irregularidades de diferente tipo.
La Ley 27/2013, de Racionalización y Sostenibilidad de la AdministraciónLocal, modificó diferentes artículos del TRLHL y particularmente el art. 213, encomendando al MINHAP la elaboración de las normas sobre procedimientos de control, metodología, derechos y deberes del personal controlador y destinatarios de los informes de control. El Real Decreto por el que se regula el régimen jurídico del control interno en las entidades del sector público local que ahora ha visto la luz, da cumplida cuenta de la obligación contraída por el MINHAP, y, partiendo del homólogo R.D. 2188/1995, resuelve gran parte de las demandas de los profesionales rigurosos del control.

Índice general

Parte I. INTRODUCCIÓN
Capítulo 1. El control como categoría jurídica (poder, responsabilidad y control)
Capítulo 2. Modificaciones producidas como consecuencia de la ley de racionalización y sostenibilidad de la administración local en el control interno local


Parte II. FUNCIÓN INTERVENTORA Y CONTROL FINANCIERO
Capítulo 1. Función interventora
Capítulo 2. Control financiero permanente y auditoría pública
Parte III. MISCELÁNEA SOBRE LA FISCALIZACIÓN DE ASPECTOS CONCRETOS
Capítulo 1. Contratos
Capítulo 2. Subvenciones
Capítulo 3. Encomiendas
Capítulo 4. Estabilidad presupuestaria y control interno local
Capítulo 5. Reconocimiento extrajudicial de créditos
Capítulo 6. Pagos a justificar y anticipos de caja fija
Capítulo 7. Algunas reflexiones sobre el control de los acuerdos marco
Capítulo 8. Control del gasto a través del presupuesto de tesorería
Capítulo 9. Las certificaciones y abonos a cuenta en el marco de los contratos de obra


Modelo de reglamento de control interno municipal

jueves, 25 de mayo de 2017

Comision de Expertos



Acabo de ser nombrado miembro de la Comisión de Expertos para la revisión del modelo de financiación autonómica, por resolución del secretario de Estado de Hacienda, a propuesta de la Comunidad Autónoma del Principado de Asturias. Asumo el reto personal y profesional con humildad y responsabilidad, intentendo aportar mi conocimiento en este tema.

Hace unos cuantos años, elegí una asignatura optativa sobre federalismo fiscal en cuarto de carrera de Economía. No era la más popular, pero me empeñé en ello. La impartían Carlos Monasterio y Javier Suárez Pandiello. Hoy solo puedo demostrar gratitud hacia ellos por aquel impulso inicial. Agradecimiento también al presidente del Principado, Javier Fernández, por hacer la propuesta de mi nombre y honor por estar en la Comisión de Expertos llevando el nombre de Asturias. Solo espero estar a la altura y contribuir modestamente al debate técnico sobre la financiación autonómica, junto a colegas de toda España. Gracias.

A continuación, enlazo también la primera entrevista que concedo sobre este asunto. Fue el 23 de mayo en el programa Asturias Hoy 1ª Edicion, de la RPA.




martes, 23 de mayo de 2017

Municipio, financiación y Estatuto de Autonomía

Cuando se habla de financiación local en España, no es posible obviar el mapa municipal, tremendamente atomizado y diverso, salvo que se quiera diseñar un excelente edificio teórico sobre tierras movedizas. Parece casi imposible construir un modelo -y solo uno- para una amalgama de 8.125 municipios, donde casi 7.000 tienen menos de 5.000 habitantes, 62 más de 100.000 habitantes y el municipio mediano alcanza los exiguos 540 residentes empadronados (datos de 2016). Como nota curiosa, digamos que uno de cada diez españoles vive en Madrid o Barcelona, lo que da una idea de que estos dos ayuntamientos, por tamaño y singularidad, quizás deban tener un trato diferente, no privilegiado, obviamente, pero sí reconocedor de sus evidentes especialidades.

En al ámbito tributario no hay muchas opciones, pero alguna sí que hay. Debe haberlas. Siendo lógico el peso de la tributación inmobiliaria, no lo es tanto que deba seguir pasando por la combinación de varias figuras impositivas. El IBI, sin duda, es el impuesto local por antonomasia y así continuará, incluso reforzado, aunque manteniendo como base el valor catastral, debidamente actualizado, para frenar posibles tentaciones de utilizar el precio de mercado, lo que introduciría una indeseada inestabilidad. Sin embargo, el cuestionado y muy variable Impuesto sobre Construcciones, Instalaciones y Obras se entremezcla con la licencia municipal, sin que se pueda distinguir fácilmente uno de la otra. Por su parte, el impuesto de plusvalías urbanas acaba de recibir un golpe de muerte constitucional, por la sencilla razón -aunque bien se ha tardado en hacerla oficial- de que no se puede gravar como plusvalía lo que es una pérdida de valor acreditada. Por su lado, el Impuesto sobre Actividades Económicas sigue languideciendo y, ahora sí, ya toca aplicarle terapia o eutanasia (Suárez Pandiello dixit). Finalmente, nuestra querida "viñeta" puede que deje de ser municipal y pase a formar parte de un nuevo impuesto autonómico sobre los automóviles, integrando también el actual impuesto de "matriculación". Y fuera de lo tradicional, ¿hay campo abierto? Pues tocará ser imaginativos y buscar hechos imponibles que no sean imposibles (por ejemplo, el uso de tecnologías de información y comunicación), así como ampliar la participación en los grandes tributos del Estado, eso sí, previa reordenación del mapa municipal para hacer ayuntamientos fuertes. Hemos vuelto a la casilla de salida.

Por el lado de las transferencias, habrá que garantizar la nivelación básica (eso no se discute), para lo cual se debería simplificar el modelo, tomando la población como referencia, corregida por un factor que premie el esfuerzo fiscal realizado y exigido, así como el cumplimiento de los objetivos de estabilidad presupuestaria y sostenibilidad financiera (incluido el pago a proveedores).

Con respecto al endeudamiento, es notorio que el sector público local ya está cumpliendo su objetivo de deuda, mucho antes de 2020, año que marca la legislación. Por no hablar del elevado superávit acumulado, fruto de una gestión históricamente austera, pero también de las fuertes restricciones impuestas desde 2012, en particular, por una rígida regla de gasto que, más pronto que tarde, deberá ser flexibilizada, tal y como viene reclamando la Federación Española de Municipios y Provincias. Si a ello se añade que hay más de 3.700 ayuntamientos con deuda cero y que solo un centenar -con el Ayuntamiento de Madrid a la cabeza- acumula el 66% de la deuda viva total (datos de 2015), la solución emerge sola: hay que aplicar múltiples y diferentes "reglas de gasto" en cada entidad local, respetando su autonomía y en función de su situación particular. El instrumento adecuado para llevar a cabo esta actuación es el plan económico-financiero o, en su caso, el plan de ajuste. Ambos deberán ser muy severos en caso de riesgo financiero, pero no así cuando queden acreditadas la sostenibilidad financiera y la solvencia. De igual modo, los mecanismos adicionales de financiación deben ser progresivamente retirados, salvo para casos muy graves y bajo estricta condicionalidad. Eso sí, una condonación de los préstamos contraídos hasta ahora, por si alguien la está pensando, no sería eficiente ni justa.

Hay tarea. Algunas cosas son sabidas y bastante obvias; otras exigen inteligencia añadida. Y para todo ello es perentorio que las comunidades autónomas puedan ejercer -y efectivamente ejerzan- sus competencias en materia de régimen local y financiación municipal. Desde este ámbito de referencia, no desde el central, se pueden atender mucho mejor las peculiaridades de cada territorio.

Publicado en el blog De fueros y huevos (RIFDE-Expansión) el 23 de mayo de 2017 

miércoles, 17 de mayo de 2017

Fotogramas y churrascos

La confitería San Francisco luego fue chocolatería y ahora pulpería. A Polledo, en la calle La Fruta, la sustituyó una tienda de regalos y complementos. La de Galé, en La Cámara, hoy huele a perfume. Por desgracia, Llana sigue cerrada.

Almacenes Py fue remozado y una óptica ocupó su emblemático sitio. El Pelícano voló al Metropol y luego se puso prendas color melocotón. El Oso que bebía y fumaba en la esquina con la calle del Sol dio paso a la inocente ropa infantil. En cambio, unos pasos más allá, frente al parque del Muelle, el edificio del café Colón se cae de viejo.

En el local de Precios Únicos ahora se despachan bocadillos y tapas a precios populares. Justo enfrente, lo mismo, en el bajo donde tanto tiempo estuvo la ferretería La Española. Mientras, el cine Almirante sigue cerrado, a la espera de tiempos mejores.

¡Qué hermosos son los buenos recuerdos, pero qué mala es la egoísta nostalgia! El futuro se construye con ilusión e inversión, no con lamentos ni críticas destructivas.

Si el palacio que albergó el cine Marta y María va a ser pronto un restaurante, a mí no me sale otra reacción que la del aplauso por la actividad económica que va a generar, el empleo que va a crear y –muy importante- la fachada (por cierto, el único elemento de valor artístico) que se va a conservar. Cuando cerró el cine, algunos advertimos del peligro de ruina que corría este elemento de nuestro patrimonio a consecuencia de su abandono. Por todo ello, las noticias que ahora tenemos son buenas. Y si llegan del oeste, pues lo mismo da.

El debate que algunas personas quieren forzar entre cine y asador, me parece que ni siquiera resiste el tiempo de una sidra en el chigre. Las opiniones son todas libres, faltaría más, pero a veces un poco atrevidas. ¿Acaso la gastronomía no es también cultura? ¿Y no tenemos ya en Avilés suficientes casas y centros de cultura de primera categoría, donde, no se olvide, también se proyectan películas cada semana?

Quien tenga el dinero para recuperar el cine Marta y María, podría invertirlo sin mayor problema, aunque sospecho que no hay muchos candidatos que puedan ni quieran asumir tal riesgo. Por tanto, a quienes sí tienen el dinero y apuestan por esta ciudad, concedámosles, no ya la alfombra roja de bienvenida, pero sí al menos una oportunidad y un mínimo margen de confianza.

Criticar sin más o decidir sobre el capital ajeno es muy fácil. Poner sobre la mesa alternativas solventes o arriesgar capital propio es mucho más difícil.

Publicado en La Voz de Avilés el 17 de mayo de 2017


domingo, 30 de abril de 2017

Mitos y realidades de las compañías públicas

Foto:
En este reportaje de María Fernández para El País (Negocios) doy mi opinión resumida sobre el sector público empresarial. Este es el extracto.

Roberto Fernández Llera, jefe del gabinete técnico de la Sindicatura de Cuentas de Asturias, recuerda en la misma línea que lo que hay que exigir no es rentabilidad, sino que sean “entidades financieramente sostenibles y que el sector público no pierda el control sobre la prestación de los servicios”. Porque, añade, “no hay que olvidar que estamos hablando de fondos públicos”.

“España tiene uno de los niveles de gasto público más bajos de la UE. Y si medimos nuestro sector público empresarial, también es de los más reducidos”, explica Fernández Llera.

El reportaje completo está aquí. También esta noticia y el editorial de este día.





martes, 4 de abril de 2017

Pasarelas y puentes


Las pasarelas sirven para transitar y desfilar. Los puentes, además, unen. Sin embargo, entre L’Arena y San Esteban, nunca hemos tenido ni una ni otro.

Desde su nacimiento en Tarna hasta que se topa con la mar, el Nalón tiene multitud de pasos elevados, estrechos, anchos, peatonales, para coches o ferrocarril. Lo mismo le ocurre al hermano Narcea, hasta que ambos se funden, para luego cruzar juntos el Puente de La Portilla, más conocido como “puente Muros” o “puente Soto”, según se nombre desde un lado o desde el otro. Poco después, pasando El Castillo, las dos orillas se siguen mirando, pero ya no se tocan. Se quieren, se sienten, se hablan, se escuchan, pero no se palpan. No hay roce, sí mucho cariño, aunque falta ayuntar y culminar la unión física.

La nueva plataforma vecinal que exige la pasarela entre L’Arena y San Esteban resucita una petición histórica de los dos pueblos y de toda la comarca. Lo hace sin adscripción partidaria, con ilusión, sin ser unos ilusos, buscando el consenso y reconociendo que, al final, los responsables políticos tendrán la última palabra y la decisión. La idea de la pasarela se plasmó en diseños, maquetas y boletines oficiales, pero nunca llegó a conocer su primera piedra, viga o puntal. Y ya son demasiados años.

En 2017 se cumplen las bodas de plata de la presentación de la actuación integral en Puerto Norte, heredera a su vez de otras iniciativas parciales para el Bajo Nalón. Luego llegaría un “parque metropolitano” que, con lenguaje más burocrático, no hacía más que validar los planteamientos básicos de Puerto Norte. Incluso el nombre ha demostrado ser un éxito, como recordaba hace poco el presidente del Principado de entonces e impulsor de la idea, Juan Luis Rodríguez-Vigil. En esas declaraciones, reveló que la sugerencia para denominar el proyecto se la proporcionó Juan Cueto Alas, precisamente porque el norte siempre ha representado el rumbo correcto en la brújula y la guía que no se puede perder. Por cierto, el mismo periodista predicó con el ejemplo, fundando la revista Cuadernos del Norte, una de las aventuras editoriales más solventes de la reciente historia de España que, por desgracia, no tuvo continuidad. Resulta evidente que Puerto Norte es un reclamo y una imagen de marca asentada y valiosa. Lo que pudiera en algún momento parecer extravagante, al final puede terminar dando frutos si hay voluntad, constancia y presupuesto. Sean bienvenidos en todo caso los que siempre reniegan o refunfuñan.

Nadie negará las cosas hechas en este tiempo, para lo que basta citar el relleno de Puerto Chico, las piscinas, las tolvas, el viejo Gurugú, los dragados o los pantalanes. También se completaron actuaciones necesarias, aunque en puridad quedan fuera del proyecto de Puerto Norte, puesto que, de una u otra forma, se tendrían que haber acometido (es el caso de las carreteras a los pueblos o los saneamientos).

Todas esas obras por separado no parecen suficientes ni eficientes, ni siquiera solidarias con una comarca que durante todo el siglo XX soportó un sacrificio ambiental enorme, durante las vacas gordas del carbón. Cuando la piedra negra dejó de ser abundante, no quedaron fondos mineros y sí un entorno degradado, una pesca escasa, una ausencia de industria alternativa y una demografía en declive.

En el siglo XXI las nuevas industrias para esta zona son el medioambiente y el turismo de calidad, dos caras de una misma moneda, sin olvidar lo que aún queda de pesca, en especial, la de angula. Quizás también sea el tiempo de recuperar una tradición conservera, no con las cifras del pasado (sería imposible) y sí con un enfoque de calidad para consumidores sibaritas. En definitiva, se trata de sumar valor añadido y empleo.

Hay que completar el puzle con el resto de piezas. Y la principal, no la más cara, pero sí la más simbólica, es la ansiada pasarela entre L’Arena y San Esteban. De esto caben pocas dudas. También, por supuesto, las sendas costeras, la recuperación de las playas del río, la ampliación de amarres y una solución duradera para la bocana.

La prometida pasarela también daría bastante vida a la línea ferroviaria de Oviedo a San Esteban, la cual languidece con un tren lento y un puñado de pasajeros cada día. Serviría para poner la playa de Los Quebrantos a menos de una hora de Oviedo y a poco más de Las Cuencas, daría servicio a la gente de L’Arena y podría ser un aliciente turístico en sí misma, por la belleza de las vegas que atraviesa en Candamo y Pravia. Varios pájaros de un tiro.

Siempre hay otras cosas por hacer (los economistas hablamos del coste de oportunidad) y, como también se suele decir, lo mejor es enemigo de lo bueno. Sigamos a Antonio Machado, afianzando pasos irreversibles para que al volver la vista atrás, veamos “la senda que nunca se ha de volver a pisar”, la de la resignación.

Los puentes unen. En los billetes de euro simbolizan la comunicación de los pueblos europeos entre sí y con el resto del mundo. En el calendario enlazan fiestas para que podamos viajar o descansar. Sujetan dentaduras y gafas, facilitándonos la comida, la visión y la estética. Engrasan negociaciones y arreglan pactos. El puente aéreo es un autobús del cielo, el puente coronario salva vidas y hasta le ponemos un puente de plata al enemigo que huye.

Desde el puente se gobierna el barco y El Puente (este con mayúsculas) será recordado siempre en L’Arena como un lugar mítico de mesa y juerga que nunca debió perderse. ¿Hay acaso algo malo en los puentes? Sólo cuando no se construyen, cuando se hunden o cuando en el juego de la oca la corriente nos hace retroceder.

Rubén Darío, visitante ilustre y enamorado del Bajo Nalón, apostaba por la unión “para que cesen las tempestades, para que venga el tiempo de las verdades”. Así sea.

Publicado en La Voz de Avilés el 4 de abril de 2017


miércoles, 29 de marzo de 2017

Plagios y rebozados

Fuente: www.omacatladas.com

Que el plagio es una mala práctica lo sabe todo el mundo. Que debe ser desterrada y aislada, parece obvio. Que, además, forma parte de los delitos contra la propiedad intelectual y que implica cárcel y multas, debemos tenerlo presente, como nos recuerda el Código Penal. Sin embargo, muchas veces el plagio no recibe su merecido castigo e incluso se recompensa. Supongo que aquí podrán sentirse aludidas personas autoras de libros, partituras, películas, artículos, dibujos, esculturas o cualquier otra manifestación cultural, profesional o científica salida de sus sienes, a la que otra persona accede para apropiársela sin escrúpulos.

Pido disculpas por adelantado por el tono profesoral, pero es que a veces uno se pasma de lo que lee en algunos foros o de las opiniones que escucha, bastante atrevidas, quién sabe si por ignorancia, osadía o mala fe (no sé qué es menos disculpable).

Recordemos que plagiar no es sinónimo de copiar, ni tampoco de citar o versionar. Un pintor de nuestros días puede tratar de copiar un cuadro de Velázquez y no estará haciendo nada malo, incluso podrá mejorarlo (aunque esto último es bastante difícil). De igual forma, el autor de un libro sobre la estructura económica de España podrá –o, más bien, deberá- citar los antecedentes ya publicados sobre el tema, eso sí, anotando las fuentes exactas de las que está bebiendo. Tercer ejemplo: una directora española puede versionar una película clásica de Hollywood y redondear una obra maestra (o montar una pifia; todo es posible). Lo que no vale es el plagio puro y duro, intentar pasarse de listos, menos aún en la era de Internet y las redes sociales, donde en pocos segundos cualquiera puede detectar el fraude. El hurto intelectual, académico o artístico no es justo, pero tampoco es inteligente porque se descubre más temprano que tarde.

Si hubiese que buscar un sinónimo de plagiar, sería fusilar, evidentemente, en el sentido que aquí contamos. Por desgracia, ya son demasiados casos famosos los que se están conociendo, incluyendo ministras alemanas, falsos periodistas esnob, “cronistas carroñeros” (esto lo tomo de Sabina), rectores españoles y hasta primeras damas estadounidenses, sin contar un sinfín de ejemplos discretos, pero igual de graves. Como dice la fábula clásica, el que plagia es una corneja desplumada, muy aparente en principio, pero ridícula cuando le quitan las plumas que arrancó al resto de pájaros.

Cuando Unanumo dijo “¡qué inventen ellos!”, no quería decir que la ciencia o la creación se las fuésemos a dejar a otros (sus palabras fueron tergiversadas muchas veces en este sentido), sino que debemos aprovecharnos de la luz que algunos encendieron para seguir produciendo conocimiento o arte. Sin plagiar, claro. 

Publicado en La Voz de Avilés el 29 de marzo de 2017


martes, 28 de marzo de 2017

La regla de oro ha muerto


Cuando uno lee a los clásicos de la Hacienda Pública, cosa que nunca se debería dejar de hacer, se encuentra aquello tan antiguo de la equidad intergeneracional, eso de que paguemos “según se usa”. Por ejemplo, si hay que hacer una nueva autopista, sufragamos una parte con lo recaudado por impuestos, pero otra parte la financiamos con el recurso al crédito, para que también contribuyan quienes en el futuro van a disfrutar de la infraestructura. Si todo se paga al contado, mi hijo tendrá las ventajas, pero ningún coste. Claro que, a la inversa, si solo financiamos obra pública con deuda, el pufo que dejaremos a nuestros herederos será de aúpa, mientras aquí transitamos por la autopista y, además, los gobiernos nos regalan los oídos con bajadas de impuestos, incluso más allá de lo razonable. Al aristotélico modo, digamos que “hay un justo medio, que está entre dos vicios que pecan, el uno por exceso y el otro por defecto”. En castizo: deuda, sí; deuda excesiva, no.

Este mandato –para los más puristas, la regla de oro- se incorporó desde el principio a la Ley Orgánica de Financiación de las Comunidades Autónomas (LOFCA), allá por el lejano 1980, bebiendo de las fuentes de la normativa hacendística local. Y ahí sigue el lema grabado a cincel, más con valor lapidario que con verdaderos efectos prácticos, a pesar de su importancia. El precepto obliga a destinar el producto de las operaciones de crédito concertadas por plazo superior a un año “exclusivamente a la realización de gastos de inversión”. Es decir, limita la proporción del gasto autonómico que puede ser sufragado con el recurso al crédito, por lo que no proscribe el endeudamiento, sino que lo vincula a una finalidad concreta, complementando esa restricción con un límite global a la carga de la deuda, para que ambos se doten de eficacia mutua.

Caben pocas dudas sobre el significado del adverbio “exclusivamente”. Sin embargo, el devenir de los tiempos sí que ha hecho mudar la piel del estrecho concepto presupuestario de “inversión”, acercándolo a la más amplia noción económica. Inversión y ladrillo ya no son sinónimos, sino que el segundo es una categoría de la primera. Tampoco toda la inversión no financiera se recoge ya en los capítulos 6 y 7 del presupuesto de gastos, por efecto de nuevas formas de financiación y presupuestación (incluyendo la colaboración público-privada), pero sobre todo por el afloramiento de inversiones intangibles que contribuyen de manera decisiva al potencial de crecimiento o cuya rentabilidad social es elevada.

Para analizar el cumplimiento de la regla de oro en su versión clásica, se debe comparar la variación neta de los pasivos financieros con el volumen total de gastos de capital (suma de inversiones reales y gastos por transferencias de capital), netos de transferencias de capital recibidas, por tratarse estos últimos de recursos condicionados. Con este sencillo criterio presupuestario, hemos constatado que el cumplimiento entre 1984 y 2014 ha sido superior al 90%, quedando los casos desfavorables localizados en unas pocas comunidades autónomas y en los más recientes años de la crisis.

Pero en estas, llegó en 2012 la Ley Orgánica de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera y, como dice la canción, “mandó a parar”. Una de sus disposiciones transitorias ha desactivado hasta 2020 las restricciones de la LOFCA sobre la deuda a largo plazo, cuando concurran circunstancias económicas extraordinarias que puedan poner en peligro la garantía de cobertura de los servicios públicos fundamentales. Siendo así, podrán concertarse operaciones de crédito por plazo superior a un año y no superior a diez, autorizadas en cualquier caso por el Estado, haciendo decaer la regla de oro, si ello sirve para asegurar el gasto corriente en sanidad, educación y servicios sociales esenciales.

Los problemas de financiación de las haciendas autonómicas, la continuación del ajuste fiscal, la salida negociada de los mecanismos adicionales habilitados por el Estado, así como el reiterado aplazamiento de la reforma del sistema, hacen pensar que esa flexibilización temporal termine por adquirir una vigencia indefinida.

En suma: la regla de oro ha muerto. ¡Viva la regla de oro! 

Publicado en el blog De fueros y huevos (RIFDE-Expansión) el 28 de marzo de 2017