lunes, 10 de febrero de 2014

Julio y Víctor

Mítica portada de 1971 (www.todocoleccion.net)

Cuenta las crónicas –mezcladas con algo de leyenda- que allá por agosto de 1971 cantaban en La Coruña dos artistas tan aparentemente alejados como Julio Iglesias y Víctor Manuel. Cerca de ese escenario, actuaba en un teatro de la ciudad una jovencísima Pili Cuesta, léase Ana Belén. Lo cierto es que aquella gira veraniega de conciertos y aquel ‘interés’ sobre la misma mujer fueron las primeras coincidencias de ambos cantautores. Como se sabe, Víctor enamoró a la chica y Julio inauguró ese día uno de sus primeros grandes éxitos con “Un canto a Galicia”. Y los dos siguen con una y otra después de 40 años.

Pasó bastante tiempo, hasta que Víctor escribió una letra maravillosa en su disco “A dónde irán los besos” (1993), donde nos decía que “tantas veces pensé que no debí haber nacido, aunque para nacer no te piden permiso”. Curiosamente, Julio versionaría poco después a Rubén Blades en su disco “Noche de cuatro lunas” (2000), cantando aquello de que “nacemos de una decisión donde no fuimos consultados y nadie puede prometernos resultados”. Bonita coincidencia en el mensaje del nacimiento como azar. O del derecho a decidir, ahora que se vuelve a poner en cuestión por parte de algunos.

Pero, sin duda, la coincidencia más llamativa es otra. Víctor Manuel publica en 1979 una de sus canciones más exitosas, “Sólo pienso en ti”, con sus conocidos “heys” abriendo el estribillo. Y qué decir del “Hey” de Julio Iglesias (1980), el mismo que le serviría hasta para bautizar a su perro. Creo sinceramente que no puede ser fruto de la simple casualidad.

Julio Iglesias ejerce de gallego universal. Victor Manuel es asturiano hasta la médula. En consecuencia, son primos y hermanos, como reza el dicho. Los dos son admirados en América Latina. A Víctor lo conocemos bien en Avilés y ahora sólo falta que Julio actúe aquí, tras el amago del verano pasado.

Julio apoyó públicamente a Aznar. Víctor lo hizo con Zapatero. Pero estoy seguro de que ambos se podrían entender bien si hiciesen política. No vendría nada mal un poco más de cultura musical –y de la otra- en el Congreso de los Diputados. 



Publicado en La Voz de Avilés el 10 de febrero de 2014



No hay comentarios: